No te pierdas la próxima historia
No te pierdas la próxima historia Prepárate para
el próximo salto

Kim, Kaan, Roel, Yohan, Claudio, Fernando, Masaharu.
Historias por escribir que tan solo esperan ser leídas.

Prepárate para el próximo salto Inscríbete a la newsletter para mantenerte informado sobre las próximas publicaciones y para recibir comunicados de parte de Police.
An error has occurred, check that all fields have been entered correctly or if the email address already exists.
*campos obligatorios
Gracias por inscribirte Te avisaremos en cuanto esté disponible un nuevo capítulo de Leaps of Faith.
capítulos 01
Si no te enfrentas a tus problemas, ellos te seguirán dondequiera que vayas.
Claudio
capítulos 02
Estudié Moda.
Ahora estoy intentando cambiarla.
Kim
capítulos 03
Al final decidí darle
una oportunidad a mi ciudad.
Kaan
capítulos 04
Si quieres ser feliz,
prepárate para sacrificarlo todo.
Fernando
capítulos 05
Gracias a mis aspiraciones pude superar mis miedos.
Hyoungtae Yohan
capítulos 06
Si quieres vivir de tu pasión,
debes convertirla en tu profesión.
Nicoletta
capítulos 07
El mejor día para
empezar algo es ayer.
Roel
capítulos 08
Trabaja de forma
inteligente para trabajar menos.
Masaharu
capítulos 09
Superé las dificultades esforzándome más.
Ibby
capítulos 010
Yo soy el único dueño de mi destino.
Jakub
He estudiado Moda.
Ahora estoy intentando cambiarla.
La historia de Kim Hou
Kim Hou

Desoyendo los consejos de profesores, compañeros y amigos, Kim ha cuestionado el sistema de la moda para dar vida a «About a Worker», una marca que valora el talento creativo de los trabajadores de la industria de la moda permitiéndoles diseñar y producir su propia colección. Hoy, después de terminar sus estudios en los Países Bajos, saca adelante su proyecto en París con su amigo y socio Paul Boulenger.

Después de unas prácticas en una gran casa de moda en Nueva York, debería haber vuelto a Eindhoven a terminar mis estudios en Diseño de Moda. Fue en ese momento cuando me di cuenta de que no podía seguir por ese camino.

El diseño, mi ámbito de estudio y de trabajo, tiene el poder de resolver problemas reales dando forma a objetos con un propósito, pero cuando entras en el mundo de la moda tienes que lidiar con todas sus contradicciones.

Por este motivo fundé About a Worker, una marca que permite a los trabajadores de la industria textil expresar su punto de vista sobre esta realidad a través de ropa diseñada y producida por ellos.

Estos trabajadores son los artesanos del siglo XXI. Han llevado a cabo el mismo trabajo durante años, llegando a dominar la técnica a la perfección.

Y, sin embargo, nunca se les implica en el proceso creativo.

Estoy convencida de que el fruto de su labor puede tender puentes entre la élite cultural y la fuerza de trabajo, para debatir y crear nuevos sistemas de producción adaptados a nuestro tiempo.

Creía, y todavía creo, que China es el país en el que mi proyecto puede tener mayor impacto.

Pero mis amigos, compañeros y profesores han frenado mi entusiasmo desde el principio.

Decían que no funcionaría, que me toparía enseguida con barreras culturales y reticencia ante el cambio.

En Nueva York encontré el ambiente adecuado en el que cultivar mi proyecto, especialmente gracias al apoyo y a los contactos de algunos amigos con muchos más conocimientos y experiencia en los negocios que yo.

Tuve que insistirle a mi universidad para poner en marcha un proyecto piloto de seis meses y crear mi primera colección, que representa también el tema de mi tesis.

Antes de buscar una empresa a la que dirigirme, desarrollé una metodología de proyecto que pudiera acercar a los trabajadores al mundo del diseño y a sus prácticas.

Los primeros cuatro trabajadores con los que colaboré en Francia tenían el talento necesario para gestionar el proceso creativo desde los conceptos iniciales hasta la colección final, pero no los instrumentos. No quería seguir una metodología clásica, así que insistí para que la inspiración de la colección procediera de su experiencia personal y no, como sucede a menudo, de una idea al azar. Ahora son conscientes de su propio potencial, y no descarto que algunos de ellos sigan por este camino, tal vez fundando sus propias marcas.

Hoy, las creaciones de estos trabajadores son la imagen del proyecto en todo el mundo.

Son las protagonistas de la campaña Kickstarter, con la que intento dar los primeros pasos en la producción, y son también las prendas que han desfilado en la Semana de la Moda holandesa y que han dejado sin palabras a los profesores que no creían que una marca de este tipo pudiera ni siquiera ser posible.

Las cosas se complican día tras día, y los desafíos aumentan constantemente.

Entre los aspectos productivos y comerciales, debo hacer frente a problemas que no había tenido en cuenta y que son de todo menos creativos. Estamos recibiendo mucha atención, pero todavía tenemos pocos fondos, por lo que creo que necesitaremos tiempo y experiencia. De momento estoy contenta por cómo mi socio Paul y yo hemos logrado mantenernos fieles a nuestra identidad a pesar de las adversidades del mercado. A medida que crezcamos encontraremos la valentía y los fondos necesarios para involucrar a empresas industriales más grandes y ampliar el alcance de nuestro proyecto.

Estoy convencida de que el mundo de la moda experimentará una transformación radical en los próximos dos o tres años. Lo más importante serán las experiencias y, sobre todo, las personas.

Algún día me gustaría saber lo que piensa Anna Wintour de nuestro proyecto. Espero que About a Worker pase rápidamente de ser una marca de moda a convertirse en una plataforma abierta al talento de los jóvenes, y que genere así un impacto positivo en todo el sector y en la vida de los que trabajan en él.

Lo que ha hecho por mí es darme algo significativo en lo que creer y por lo que trabajar.

Para mí, que crecí entre Francia y China, esto representa la oportunidad de poner en práctica mi capacidad de conectar culturas y realidades aparentemente distantes las unas de las otras.

Es una oportunidad de transmitir un mensaje del que sentirme orgullosa a través del valor estético de lo que hago.
Siguiente historia
Kaan
Al final decidí darle
una oportunidad a mi ciudad.
Instagram icon