No te pierdas la próxima historia
No te pierdas la próxima historia Prepárate para
el próximo salto

Kim, Kaan, Roel, Yohan, Claudio, Fernando, Masaharu.
Historias por escribir que tan solo esperan ser leídas.

Prepárate para el próximo salto Inscríbete a la newsletter para mantenerte informado sobre las próximas publicaciones y para recibir comunicados de parte de Police.
An error has occurred, check that all fields have been entered correctly or if the email address already exists.
*campos obligatorios
Gracias por inscribirte Te avisaremos en cuanto esté disponible un nuevo capítulo de Leaps of Faith.
capítulos 01
Si no te enfrentas a tus problemas, ellos te seguirán dondequiera que vayas.
Claudio
capítulos 02
Estudié Moda.
Ahora estoy intentando cambiarla.
Kim
capítulos 03
Al final decidí darle
una oportunidad a mi ciudad.
Kaan
capítulos 04
Si quieres ser feliz,
prepárate para sacrificarlo todo.
Fernando
capítulos 05
Gracias a mis aspiraciones pude superar mis miedos.
Hyoungtae Yohan
capítulos 06
Si quieres vivir de tu pasión,
debes convertirla en tu profesión.
Nicoletta
capítulos 07
El mejor día para
empezar algo es ayer.
Roel
capítulos 08
Trabaja de forma
inteligente para trabajar menos.
Masaharu
capítulos 09
Superé las dificultades esforzándome más.
Ibby
capítulos 010
Yo soy el único dueño de mi destino.
Jakub
Trabaja de forma
inteligente para
trabajar menos. 
La historia de Masaharu
Hayataki
Masaharu
Hayataki

Masaharu Hayataki es un nómada digital. Después de dejar Japón para llevar a cabo una primera experiencia laboral en Europa, decidió seguir moviéndose motivado por sus ganas de viajar. Ahora su oficina se encuentra en el espacio digital: esté donde esté, solo necesita un ordenador y una conexión a Internet para gestionar los encargos de sus clientes.

Mi vida está llena de saltos al vacío. Durante estos últimos años he decidido, en primer lugar, mudarme a Eslovaquia. Luego, empezar a trabajar como freelance y explorar el mundo como nómada digital, una actividad que ha requerido estudio e invertir en mí mismo, sin la certeza de una compensación económica.

Creo que la decisión más importante que he tomado en mi vida es la de dejar Japón. Para los japonenses, no es muy común irse a trabajar al extranjero. Por lo general somos muy prudentes, y no nos gusta correr riesgos. Después de algunos años trabajando para una empresa americana en la República Checa, decidí empezar a trabajar como freelance en varias profesiones, desde la redacción de textos hasta la traducción.

Elegí este trabajo para poder tener el control de mi vida.

Al trabajar estrechamente con los clientes recibo un feedback directo, lo que es bueno para la autoestima. Cuando trabajas en una oficina, a menudo estás ligado a sus políticas, sus procesos... y a veces terminas por sentirte subestimado.
Trabajar como freelance me permite trabajar 3 o 4 horas al día como mucho, en un bar o en casa, si la conexión a Internet lo permite. El resto del tiempo lo dedico a explorar la ciudad o a salir a caminar por la montaña.

Así puedo trabajar mientras viajo. Es el único modo de poder ver el mundo.

Hace un par de meses fundé Japanese Influencer Marketing, un proyecto que administro con algunos amigos y que permite a las empresas acercarse al mundo del influencer de marketing japonés.
He elegido este ámbito porque es una actividad flexible, ventajosa, y que puedes delegar en otros. (mediante subcontratación).

Mis colaboradores conocen el contexto y la cultura en la que operamos, pero no todos son japoneses: algunos de ellos eran compañeros míos de la universidad que, insatisfechos con su trabajo o en busca de una oportunidad para viajar, se han unido a mí.
Les he enseñado las nociones necesarias para ser freelance, y ahora me ayudan en mis actividades cotidianas, como organizar listas de clientes potenciales, gestionar la comunicación con los influencers, planificar una estrategia o escribir un post para el blog de la start-up.
Son cosas que puedo hacer en cualquier momento, no necesito estar siempre conectado a Internet.

Yo soy demasiado perezoso para ser perezoso. Para perseguir el estilo de vida que he elegido, que me permite trabajar pocas horas al día y pasar el resto visitando las ciudades en las que me encuentro, he tenido que ingeniármelas.

He tenido que trabajar más para lograr trabajar menos.

Si eres perezoso e inviertes tu tiempo con el objetivo de trabajar menos en el futuro, genial.
El problema es cuando eres demasiado perezoso para cambiar las cosas: el mundo está lleno de personas que odian su trabajo, pero que son demasiado perezosas incluso para explorar nuevas oportunidades.

Cuando trabajas como freelance, lo más importante es la disciplina.

A veces, aunque digo a las personas con las que trabajo qué hacer y cómo hacerlo, ellos encuentran excusas para postergarlo.
Lo entiendo. Incluso yo, como todos, necesito normas. Sé, por ejemplo, que si me compro un libro, el único modo de que lo lea es encerrarme en un bar y dejar el smartphone en casa.

No hay mucha diferencia entre empezar una dieta o fundar una empresa: el mejor día para empezar es hoy.

«Un día lo haré» significa que no lo harás nunca.

Debes tener un plan, crear tu calendario y respetarlo.
A veces puede pasar que no es el mejor momento, y que es mejor esperar para no malgastar energía inútilmente. Pero incluso en ese caso hay que tener una estrategia para alcanzar el objetivo. Aplazarlo no es suficiente.

No sé si me definiría como una persona de éxito, pero estoy seguro de que estoy persiguiendo mi objetivo con éxito.

Desde el punto de vista laboral, gano más de lo que ganan mis amigos en Japón. Por lo que respecta a ser un «nómada digital», en cambio, siento que todavía hay aspectos en los que debo trabajar.
Tengo que planificar mis actividades para conseguir viajar más y trabajar todavía menos.

Cuanto más decisiones como esta tomo, más a gusto me siento al tomarlas.
Ya no son saltos al vacío, porque son decisiones racionales y ponderadas. Creo en los datos, en mis valoraciones y, sobre todo, en mí mismo.

Siguiente historia
Ibby
Superé las dificultades esforzándome más.
Instagram icon